Indicadores Económicos:
  • Dólar TRM:    $ 3,416.21     —     Euro:    $4,181.96     —     Bolivar:    $0.00     —     Café lb. (May 2019) :    US$1.1135     —     U.V.R.:    $275.7147     —     DTF:    4.53%     —     Petróleo WTI:    US$39.75     —     Usura:    27.18%     —     COLCAP:    1,528.09     —     IBR:    %     —     Inflación (Nov-2020) :    -0.15%

Crisis energética salpica al petróleo

El mercado del petróleo está mostrando fuerza. Los precios han subido por encima de los 85 dólares estadounidenses por barril, lo que ha contribuido al debate sobre la inflación.

Sin embargo, es difícil precisar de dónde proviene fundamentalmente esta fortaleza. El rebote parece haberse convertido en el último episodio de la saga de la crisis energética, con el ánimo alcista que se extiende desde los mercados del carbón y el gas natural.

Existe evidencia narrativa y anecdótica del aumento del uso de petróleo en centrales eléctricas en respuesta a los picos de los precios de la energía. A excepción de Oriente Medio, las centrales eléctricas alimentadas con petróleo han desaparecido en gran medida en las últimas décadas y el uso de generadores diésel sigue siendo un fenómeno temporal, ambos por razones económicas.

Existe un alto grado de incertidumbre sobre cuál podría ser el impacto potencial. Dados los esfuerzos de China para impulsar el suministro de carbón y la probabilidad de un aumento de los envíos de gas natural de Rusia a Europa, la escasez debería comenzar a disminuir pronto.

Debido a su naturaleza temporal, el uso de petróleo para la generación de electricidad debería tener una relevancia mínima para la demanda de petróleo en general.

Es importante destacar que hay fuerzas compensatorias en juego. Los problemas económicos de China, relacionados con la crisis energética y la tensión del mercado inmobiliario, y los elevados precios de los combustibles en Estados Unidos probablemente afectarán la demanda.

En el mundo occidental y China (principales consumidores de petróleo), la demanda de petróleo ha vuelto a la velocidad de crucero. Los tramos pendientes de recuperación de los viajes aéreos y el alivio de las restricciones pandémicas en los mercados emergentes probablemente solo darán como resultado un crecimiento menor y gradual de la demanda en el futuro, que esperábamos fuera superado por los aumentos proyectados en la producción de shale y de las naciones petroleras en el futuro.

Los suministros están cíclicamente, no estructuralmente, ajustados, en parte debido a la política petrolera. La actividad de perforación en los EE.UU. se está expandiendo y el shale está volviendo a su antigua fortaleza, aunque más lentamente que en ciclos anteriores.

Nos ceñimos a nuestra visión Neutral, vemos el mercado del petróleo en su punto máximo y reconocemos que los precios del petróleo se negocian en los rangos alcistas de nuestras proyecciones. El rebote de los últimos días nos recuerda los contratiempos impulsados por el estado de ánimo a los que son propensos los mercados durante esos períodos. El impacto inflacionario debería resultar temporal.

Fuente: Oil & Gas Magazine

Etiquetas
Compartir este artículo

Publicado por OIL CHANNEL

Noticias relacionadas