Indicadores Económicos:
  • Dólar TRM:    $ 3,024.02     —     Euro:    $3,399.00     —     Bolivar (BanRep):    $284.70     —     Bolivar (Cúcuta):    $0.01     —     Café lb. (Dec 2018) :    US$1.0470     —     U.V.R.:    $259.7812     —     DTF:    4.51%     —     Petróleo WTI:    US$65.80     —     Usura:    30.42%     —     COLCAP:    1,528.09     —     IBR:    4.106%     —     Inflación (Feb-2018) :    0.71%

Retos del gobierno Duque en el sector petrolero

Galería de imágenes

Hoy en su emisión de la mañana de la FM, 94,9, comento que en el Gobierno del saliente presidente Santos, disminuyó la pobreza en Colombia a casi la mitad del inicio de su mandato, impulsado este resultado principalmente por la bonanza petrolera y los altos precios que recibió durante su gestión, principalmente en su primer mandato. Esto sumado a inversión en educación y el proceso de paz que recibió gran cantidad de recursos del sector, lo que le permitió sobrellevar la crisis posterior por la caída de los precios.

 

Sin embargo, con todo el aporte generado por la industria petrolera en estos años y su impulso a la economía que vuelve a renacer con precios en promedio de los USD70 para el barril del crudo WTI, es interesante ver como se ha convertido en un insumo criticado y atacado por la comunidad, los ambientalistas, los gobernantes regionales y locales y en especial por un nutrido grupo de personas que se han dedicado a satanizar su producción desde las comunidades y que se han fijado como meta la cero explotación de este comodity que es básico en la economía colombiana, que a pesar de vivir en un país que no es petrolero, si depende en alto porcentaje de esta renta que día a día vuelve a posicionarse en un punto atractivo de precio y producción

 

Es evidente que el surgimiento de tecnologías renovables debe darse, apoyarse y construir un proceso de crecimiento globalizado, sin embargo la trascendencia del petróleo no va a disminuir en varios años como lo ha pronosticado la Agencia Internacional de Energía, ya que la demanda no cae, debido al crecimiento de la población y el desarrollo de las energías renovables no ha sido tan agresivo como se imaginaban sus primeros diseñadores, ya que cuenta aun con una gran limitante de costos y de requerimientos de inversión.

 

El gobierno entrante debe dedicarse a revisar cual es el mejor esquema para armonizar el desarrollo futuro de la industria petrolera, y en general la energética, ya que las comunidades han iniciado procesos de rentalización de este sector por medio de protestas, consultas y acciones de hecho que perjudican no solo el desarrollo local sino el futuro económico del país. La necesidad de inversión en estos sectores es vital para la continuidad de programas de educación, infraestructura, crecimiento y en fin, todos los subsectores que se favorecen con esta industria.

 

Ahora, Colombia debe generar espacios de acercamiento con los sectores radicales que impulsan la destrucción del sector hidrocarburos en un afán populista y mal intencionado de acabar con fuentes de ingresos que a futuro serán necesarios para la estabilidad económica del país. Todo esto de la mano de una industria limpia, sustentable y amigable no solo con las comunidades sino especialmente con el ambiente. El reto es desatanizar la industria y generar un esquema de reservas que permita aumentar el beneficio del ciudadano y enfocarlo en el campesino que es afectado directamente por la producción petrolera.

 

Un grupo de congresistas propuso sustituir la industria petrolera en 15 años, sin embargo, las reservas de hoy solo nos dan sostenibilidad en 6 años, y eso si conseguimos seguir raspando la olla como hasta ahora ha sido la estrategia de Ecopetrol.

 

Definitivamente se necesita más exploración, mayor apropiación de reservas, aplicación de tecnología mas limpia y volver a revisar las áreas donde hay mayor prospectividad con el fin de impulsar el desarrollo de estas zonas con una Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, más activa, ya que en los últimos 4 años no se tomó el riesgo de una sola ronda para entrega de bloques, al contrario de lo que hizo México que en época de bajos precios recibió records de inversiones y compromisos y aseguro el crecimiento de su industria con el apoyo de los privados, permitiendo a ese país visulaizar a futuro su aporte en la producción mundial en forma mas relevante.

EL EDITOR

Etiquetas
Compartir este artículo

Publicado por Mario Zamora S.

Ing. Petróleos, cand. MBA, Empresario, Investigador y Consultor, más de 18 años en la industria. Presidente y Director de Multinacionales Energéticas en USA, Colombia, y Centroamérica. Fue Chairman SPE Sección Colombia en 2015 y Secretario de ACIPET

Noticias relacionadas